Nación dio el ‘OK’ para llamar a licitación la Ruta 13
Robaron sus Herramientas y Ofrece Gratificación
Hoy es sabado 20 de octubre de 2018 y son las 20:34 hs. 03735-1563-1423 / radiomicks@hotmail.com / Twitter - @MickyRadio

  GASTRONOMIA  3 de octubre de 2018
Rodrigo Latorre es de La Villa y Cocina para el Diego

Rodrigo Latorre es de La Villa y Cocina para el Diego

Rodrigo y Christian son dos argentinos que se dedican a la preparación física pero que despuntaron el vicio y pusieron una parrilla en Culiacán. Ahora son los cocineros de Maradona.

Cuatro veces seguidas pidió risotto. La primera generó una revolución. Porque Rodrigo no sabía cocinarlo. Porque intentó conseguir uno en algún restaurante de la zona pero acá los domingos se cena temprano y todos estaban cerrados. Entonces hubo que improvisar. “¿Quién sabe hacer risotto?”, preguntó a los a amigos que tenía cerca y multiplicó las súplicas vía WhatsApp. Hasta que una joven mexicana levantó la mano. Y arrancó la aventura.

Rodrigo Latorre tiene 38 años y nació en Villa Angela, la tercera ciudad en importancia de Chaco, a 260 kilómetros de Resistencia. La mayor actividad de la zona era la producción de algodón aunque en los últimos años genera más réditos la soja. Llegó a Culiacán en 2007 porque su cuñado, Carlos Casartelli (aquel delantero de Mandiyú, Gimnasia de Jujuy, Independiente y Huracán, entre otros) vino a jugar a Dorados.

Rodrigo vino para hacer lo que mejor sabe: trabajos de educación física y rehabilitación. Y en ese rubro conoció a su actual socio, Christian Delgado: otro argentino, de 39 años, de Villa del Parque, que laburó de kinesiólogo en Independiente y vino a continuar su labor en clubes mexicanos.

Ahora los dos están como nenes en una juguetería. Están sentados dentro de la parrilla Los Argentinos, el local que soñaron y que transformaron en realidad hace tres años.

Desde ese momento ambientaron las instalaciones con banderines de clubes argentinos y realizaron los cortes de carne tradicionales. Un detalle clave: no son chefs. No son cocineros.

 

“Soy un parrillero de pueblo igual que cualquiera al que le gusta juntarse con amigos y tirar algo a las brasas. Eso hicimos siempre acá. Lo que pasa es que ellos (los mexicanos) tienen una forma rara de asar: le tiran mucho fuego. Lo queman. Y después lo meten en una olla. Yo dije ‘basta, déjenme cocinar a mí’. Y así arrancamos”, arranca Rodrigo.

El asunto fue que en la calma de Culiacán y mientras los dos argentinos alternaban su trabajo en la Parrilla con su especialidad en la rehabilitación de deportistas en Dorados, llegó un llamado inesperado.

“Cuando empezó a correr el rumor de que podía venir Diego a dirigir pensamos que era una joda. Pero fuimos averiguando en el club y nos decían que podía darse”, arranca Christian, que a su cuarto hijo le puso Diego, por Maradona.

Y sonó el teléfono.

“Hola, Rodrigo. Diego quiere comer carne magra”. El domingo 9 de septiembre, recién llegado a tierras mexicanas el Diez lanzó su primer antojo. Y el secretario técnico del club enseguida se acordó de los argentinos de la Parrilla.

“Me volví loco. Salí corriendo a conseguir todo. Compré vacío, bife de chorizo… Pero camino al local me vuelven a llamar para decirme que también quería risotto. Y no podía decir que no”, recuerda Rodrigo, ahora más tranquilo.

Su amiga lo salvó. Aunque antes hubo que superar otro escollo.

“Decile que le pregunten a Diego si va a querer risotto de champiñones o de cuatro quesos”, consultó Adriana, la improvisada chef de Maradona. La respuesta fue contundente: “Quiere de los dos”.

Desde ese momento hasta hoy Rodrigo va todas las noches desde su local hasta el hotel Lucerna. Sube el ascensor, baja en el piso 7 y golpea la puerta de la habitación 700. Ahí está Diego.

“El concepto que tenemos de él es totalmente diferente al que ves por el periodismo –remarca Rodrigo-. Nos atendió súper bien; es más, nos hizo comer varias veces con él. Y le encantó la comida”.

Al segundo día el pedido fue el mismo: risotto. Ya era lunes y los restaurantes estaban abiertos. Esto significaba un alivio para los dos argentinos. Y más aún para su amiga mexicana. Aunque por las dudas la vianda viajó con dos opciones: por un lado el arroz del restaurante y por el otro el que cocinó nuevamente Adriana.

Tercer acto: otra vez Diego quiere risotto. Pero, atención. Llegó un audio determinante. “Diego dice que le gusta el de la bandeja plateada, que le traigan de ese, no del otro”. Sí, el risotto de Adriana, un pedido que luego se repitió una noche más.

Luego del atracón de arroz, Maradona fue variando el menú. El sábado, para festejar el triunfo ante Leones Negros, comió vacío con papas. Y el domingo sorprendió a todos al pedir puchero. No sería el plato más consumido bajo el calor sofocante de Culiacán.

Y así cada tarde, alrededor de las 19, suena el celular de Rodrigo. Hoy Diego quiere…

Fuente - Sinaloa. Enviado especial / clarin.com



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

EL CLIMA EN VILLA ANGELA

26.3°C

Parcialmente nublado

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

LA RADIO EN VIVO

 

Estamos escuchando

RadioReggae

de 20.00 a 21.00

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
35.54
37.54

 

LO MAS LEIDO DEL MES

 
Los Hermanos Dimitroff Grandes Dirigentes o el negocio de aprovecharse de un intendente temeroso
Persecución Laboral en la Municipalidad de Villa Ángela
Gustavo Dimitroff Yo soy independiente y Peleo por mis Compañeros
Vuelve el Karting a Villa Ángela
POR NUESTRAS CAMARAS SE LOS VIO DROGANDOSE
 

RadioMick's

 

 
 

ENCUESTA

 
¿ESTA DE ACUERDO CON EL USO OBLIGATORIO DEL CINTURON DE SEGURIDAD EN LA CIUDAD?

SI

82,23%

NO

13,45%

¡¡¡TAL VEZ!!!

0,76%

¿PARA QUE?

1,78%

¿NO LO PIENSO USAR!!!

1,78%

       
 

NUESTROS OYENTES

 

 

HORÓSCOPO

 
Piscis
 


Radio Mick's - 100.1 - Villa Angela - Chaco - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet